Share

Elisabetta Pique' (La Nacìon) entrevista Ricardo Merlo, el único legislador ítalo-argentino nacido en nuestro país

ROMA 24 enero 2008- "Tengo la sensación de que hoy la Argentina no tiene nada que envidiarle a Italia: nosotros tenemos mucha más estabilidad política."
Ricardo Merlo, el diputado más votado de toda la flamante circunscripción exterior en las elecciones de abril de 2006, y único legislador ítalo-argentino nacido en la Argentina, nunca pensó que viviría horas de tanto caos e incertidumbre política en un país del Primer Mundo como Italia. En más de un año y medio de vida parlamentaria en la península, Merlo ha visto de todo desde su banca del imponente y céntrico Palazzo Montecitorio (sede de la Cámara de Diputados). Y a la hora de las comparaciones, nuestro país sale ganando.


"La Argentina no sólo tiene más estabilidad política. En los últimos cinco años, Italia creció un 5% y la Argentina, un 50%; la deuda externa italiana hoy está en el 103% del PBI, y la Argentina no llega al 60%... aunque la Argentina parte de una crisis casi terminal", dijo a LA NACION ayer, en una entrevista en su oficina de onorevole , como llaman en Italia a los parlamentarios.
"Italia está viviendo una gran crisis política e institucional. Creo que es necesario hacer una reforma constitucional que le dé mayor gobernabilidad. Además, hay que bajar la cantidad de legisladores, que son casi 1000 (630 en Diputados y 322 en el Senado), y darle mayor poder al Ejecutivo", afirmó Merlo, consciente de que podrían ser sus últimos días como diputado.
Licenciado en Ciencias Políticas con un posgrado en el exterior, y nacido hace 45 años en Mataderos, nunca se imaginó que iba a ser testigo de situaciones tan inexplicables como la que creó el ex ministro de Justicia, Clemente Mastella. "El poder de chantaje político que tienen las minorías en Italia es inaceptable", dijo Merlo.
"Pero lo que más me sorprende es la facilidad de los legisladores para cambiar de partido y alianza. En un sistema parlamentario esto desestabiliza mucho, sobre todo cuando en el Senado hay una diferencia numérica tan exigua", confesó.
"Nunca me olvidaré del caso de un legislador elegido por la coalición de centroizquierda que, a pocos meses de ser elegido, pasó a la derecha", dijo. "Creo que Italia necesita un recambio generacional, porque la verdad es que desde 1994 se están alternando en el poder las mismas personas [Berlusconi y Prodi], y sería bueno que aparecieran figuras nuevas", agregó el legislador, hijo de un italiano de Treviso (nordeste del país).
Merlo, que se lo pasa yendo y viniendo de la Argentina, donde tiene viven su mujer y su hijo de nueve años, votó en favor de Prodi en la moción de confianza que hubo ayer en la Cámara baja.
Más allá de que hoy podría finalmente colapsar el Ejecutivo del premier italiano, en este año y medio de trabajo como diputado elegido en el exterior, Merlo pudo hacer realidad algunos proyectos. Lo más importante fue el plan de asistencia sanitaria para los italianos mayores de 65 años emigrados a la Argentina que se encuentran en situación de indigencia. "Ellos hoy tienen una obra social privada", contó, orgulloso.

Pero esto no es todo. Merlo también consiguió que en la finanziaria (la ley de presupuesto) hubiera un aumento de 12 millones de euros para asistir a los italianos indigentes que viven en la Argentina.

Share

CERCA NEL SITO

TRADUCI QUESTA PAGINA

 
Questo sito utilizza cookie di profilazione, eventualmente anche di terze parti. Questo sito o gli strumenti terzi da questo utilizzati si avvalgono di cookie necessari al funzionamento ed utili alle finalità illustrate nella cookie policy. Chiudendo questo banner, scorrendo questa pagina, cliccando su un link o proseguendo la navigazione in altra maniera, acconsenti all’uso dei cookie. Se vuoi saperne di più consulta la cookie policy.
x

Login Form