Share

Por Gustavo Claros-Perfil

El diputado ítalo-argentino Ricardo Merlo, independiente, dijo a PERFIL que si se realizan elecciones anticipadas en Italia “lo más probable es que gane (Silvio) Berlusconi”, y afirmó que “no creo que eso mejore la relación” con el gobierno de Cristina Kirchner.
De acuerdo con Merlo, quien votó a favor de la supervivencia del gobierno de Romano Prodi, de centroizquierda, hay fuertes diferencias ideológicas entre Cristina Kirchner y Berlusconi.
Ademas, “el tema de los bonos fue cuando estuvo el gobierno de Berlusconi y de ese momento quedan heridas”, agregó.
La crisis mantiene a Italia sin gobierno desde el jueves, luego de que se partiera la heterogénea alianza que mantenía en el poder a Romano Prodi, un ex democristiano de centroizquierda.
La caída de Prodi fue disparada por el retiro de la alianza de los tres senadores que pertenecen al pequeño partido del ex ministro de Justicia Clemente Mastella, quien había renunciado al gobierno luego de ser acusado de corrupción por la Justicia.
Prodi presentó su renuncia el jueves por la noche, tras perder una votación de confianza en el Senado, donde fue derrotado por cinco votos.
Antes, en la Cámara de Diputados, Prodi había obtenido una clara victoria, contando también con el voto de Merlo, que fue ele-gido hace dos años por el voto de los italianos que residen en el exterior.
En cambio, el senador ítalo-argentino Luigi Pallaro prefirió no presentarse a la votación y, de esa manera, evitó votar por el gobierno de Prodi, como había hecho en otras oportunidades.
La actitud de Pallaro fue criticada en forma indirecta por Merlo. “Que cada uno asuma la responsabilidad de lo que hizo en este momento tan crítico”, sostuvo el diputado.
Esa crucial votación parece haber abierto una brecha también entre estos dos representanes de los italianos que viven en nuestro país.
Ricardo Merlo fue el más votado entre los diputados italianos en el exterior en las elecciones de 2006, cuando tenía sólo 43 años, y se convirtió en el único legislador de Italia nacido en Argentina. Coincide con Pallaro en sus orígenes vénetos, en el rico Noreste italiano, y en la lista por la que fue elegido.

 

—¿Cuál es su análisis de esta última y decisiva crisis política?

—Es una crisis muy profunda del sistema político, ya que las reglas de juego tienden a fragmentar el sistema político italiano. Les da mucho poder de chantaje político a las minorías y muy poca gobernabilidad a cualquier Poder Ejecutivo. Italia necesita urgentemente de una reforma política profunda, tanto de la ley electoral como de la Constitución, para bajar la cantidad de legisladores. Hay que evitar la proliferación de partidos que con el 1 por ciento de los votos pueden tirar abajo un gobierno, como pasó ahora con el caso del ex ministro de Justicia Clemente Mastella. Su partido, el Udeur, tuvo el 1,3 por ciento de los votos; él se enojó con el Poder Ejecutivo, retiró el apoyo de sus senadores y cayó el gobierno. Si partidos con el 1 o el 1,5 por ciento pueden influir tanto en las decisiones, se hace muy difícil gobernar.

—¿Cómo debería ser esta reforma de la ley electoral?

—Hay que hacer un sistema más gobernable, como el español o el alemán, que son también parlamentarios pero con más gobernabilidad. Si no hay cambios, esto no lo va a poder gobernar nadie y el próximo gobierno, sea quien sea, con la misma ley va a tener problemas similares. Me parece que hay que dejar de lado los intereses sectoriales y pensar un poco en los intereses de Italia y de los italianos. Italia es una potencia en el mundo que se merece un gobierno estable y serio, y para eso tiene que tener nuevas reglas de juego, más modernas y que permitan formar mayorías más amplias en el Parlamento.

—¿Cómo calificaría el comportamiento de los otros legisladores votados, como usted, en el exterior?

—Creo que cada uno es responsable de sus actos. Yo fui elegido por una lista en la cual nos comprometimos justamente a no venir a Italia a hacer caer ningún gobierno. Ese fue el lema de campaña nuestro. Es por eso que para mí fue importante estar presente en este momento de crisis y votar a favor del gobierno. Lo demás, que cada uno asuma la responsabilidad de lo que hizo en este momento tan crítico.

—¿Puede llegar a cambiar la relación entre Italia y Argentina si vuelve Silvio Berlusconi al poder?

—Evidentemente, el gobierno de centroizquierda de Romano Prodi tuvo una mejor relación con el gobierno argentino que la que había tenido Silvio Berlusconi cuando estuvo en el gobierno. Si hoy hay elecciones lo más probable es que vuelva a ganar Berlusconi. Y si vuelve al poder, no creo que eso mejore la relación bilateral. En caso de que haya ahora un gobierno institucional, de transición, supongo que eso podría ser mejor para la relación con Argentina que un nuevo gobierno de Berlusconi. Pero son dos Estados soberanos. El pueblo elige.

—Pero, en el gobierno anterior de Berlusconi estaba la situación de los bonos argentinos en poder de los italianos, que cayeron en el default…

—El tema de los bonos fue cuando estuvo el gobierno de Berlusconi y de ese momento quedan heridas. En caso de que vuelva al poder, yo espero que de todos modos se pueda superar todo eso y se pueda tener una buena relación entre los dos países. Sin embargo, no soy muy optimista, no por el gobierno argentino, sino por Berlusconi.

—¿Cómo ve el pedido de Berlusconi y del centroderecha para que se realicen elecciones anticipadas?

—Lo que necesita Italia es la reforma de la ley electoral.

*Desde Roma.

Share

CERCA NEL SITO

TRADUCI QUESTA PAGINA

 
Questo sito utilizza cookie di profilazione, eventualmente anche di terze parti. Questo sito o gli strumenti terzi da questo utilizzati si avvalgono di cookie necessari al funzionamento ed utili alle finalità illustrate nella cookie policy. Chiudendo questo banner, scorrendo questa pagina, cliccando su un link o proseguendo la navigazione in altra maniera, acconsenti all’uso dei cookie. Se vuoi saperne di più consulta la cookie policy.
x

Login Form