Share

De "NOTICIAS"
Nació en Mataderos y como diputado en el Parlamento de Roma defiende los derechos de los italoargentinos.

Su “nonno”, un carpintero del Véneto, llegó a Mataderos desde la Italia desvastada por la guerra de 1914. Aún existe en el barrio porteño el mercado de Paolo Merlo. Hoy, su nieto Ricardo –argentino nativo, con doble nacionalidad y elegido diputado por los italianos en el exterior en el 2006– pelea desde el Parlamento peninsular por los derechos de otros italoargentinos. Licenciado en Ciencias Políticas con postgrado en la Universidad de Padua, empresario inmobiliario y ex director de un periódico zonal y otro de su colectividad, Merlo es nuevamente candidato a legislador en las elecciones del próximo 13 y 14 de abril. Y votó por la supervivencia del gobierno de Prodi en aquella bochornosa sesión del Senado con insultos, escupidas, champán y legisladores comiendo mortadela.

Noticias: Esa sesión donde cayó Romano Prodi tuvo mucho de Fellini y un poco de sainete criollo.

Ricardo Merlo: Es el folclore negativo de la política italiana. Como decía mi nonno: “Tutto il mondo e un paese”. Hay de todo, políticos de primer nivel y desubicados como esos.

Noticias: Los italianos dicen que los políticos están peleando por los escanios, mientras el país se hunde. ¿No ven una nueva clase dirigente?

Merlo: La distancia entre los políticos y la gente es cada vez es mayor, Italia necesita una reforma política profunda. Por ejemplo: no votar listas sábana y bajar el número de parlamentarios: somos 1.000, una exageración. El poder de chantaje político de la minoría (que la reforma de Berlusconi agravó) habla de una crisis de sistema político. No puede haber cuarenta partidos y que minorías que representan 1% del electorado condicionen el poder del Ejecutivo. Italia no ha tenido el cambio generacional que tuvo España con Zapatero, Alemania con la Merkel, Francia con Sarkozy. Desde el ’94 están gobernando los mismos.

Noticias: En los últimos sesenta años, desfilaron 59 gobernantes, una inestabilidad política que recuerda a la de la Argentina.

Merlo: Nunca la inestabilidad fue tan gravosa. Con la Democracia Cristiana, de centro, la competencia era centrípeta, iba hacia la moderación. Hoy es centrífuga, están la derecha y la izquierda, y el diálogo se hace muy difícil. Yo accedí al Parlamento porque 50.000 italianos eligieron mi nombre (la ley en el exterior es con preferencia), pero en Italia se vota lista sábana y los secretarios de partido deciden quién entra. Hay políticos íntegros, como el presidente Giorgio Napolitano. Y otros como Berlusconi, un tiburón que cuando ve sangre quiere morder.

Noticias: Según un estudio, 60,7% de los italianos se siente pobre, ¿a la clase media le cuesta llegar a fin de mes?

Merlo: No es la pobreza que conocemos acá, los salarios se atrasaron desde el cambio de la lira al euro, con Berlusconi la economía estuvo estancada y con Prodi creció 1,8%. Prodi hizo un ajuste dictado por el FMI, aumentó los impuestos y bajó el gasto, y el salario perdió poder adquisitivo. La campaña para combatir la evasión fue un gran acierto y, con las cuentas en orden, iba a implementar una política social activa. Italia es la séptima potencia económica del mundo y tiene vecinos muy poderosos como Alemania, Francia...

Noticias: Y España, que la superó en el PBI per cápita.

Merlo: Eso fue un error, Zapatero se apuró a anunciarlo, fueron a ver las cuentas y el PBI per cápita italiano sigue siendo más alto.

Noticias: La baja natalidad genera un país de viejos. Necesitan a los inmigrantes, pero en el Norte les impusieron duras medidas.

Merlo: Es un fenómeno europeo, trasciende Italia: la economía del bienestar llevó a que las parejas tengan un sólo un hijo, la población pasiva aumenta y a la económicamente activa le cuesta más mantenerla.

Noticias: El cuarenta y cinco por ciento de la población argentina está en condiciones de hacerse ciudadano italiano, y 43.000 familias esperan turno para nacionalizarse. ¿Qué hacen por ellos desde el Parlamento?

Merlo: Luchamos para que los Consulados aumenten la cantidad de empleados, se regularicen los trámites y reciban un trato digno. Estamos discutiendo con los sindicatos: quieren mandar personal italiano a 6.000 euros cada uno. Propusimos tomar italoargentinos a 1.000 euros. Sudamérica es un embudo por la gran demanda de ciudadanías, que empeoró desde el 2001.

Noticias: ¿Qué proyectos de ley presentó hasta ahora?

Merlo: Impulsamos una pensión social para italianos de más de 65 años que residen en el exterior, con ingreso mínimo, y que no hicieron aportes en Italia. Ya fue aprobada en cinco comisiones. Logramos hacer aprobar la asistencia sanitaria, Swiss Medical ganó la licitación y 10.000 ya la tienen, esperamos duplicar la cifra. Otro proyecto apunta a terminar con la discriminación que sufren miles de personas porque sus madres o abuelas nacieron después de 1948 y no pueden transmitirles la ciudadanía.

Noticias: ¿La transmiten sólo si nacieron después de que se dictara la Constitución italiana?

Merlo: Sí, es una ley ridícula y machista. Estamos trabajando para armar una autopista para el comercio bilateral, y una autopista universitaria. Logramos becas para 1.000 italoargentinos que estudian italiano en la Dante Alighieri y vamos por otras 1.000. Acercamos a las universidades para que establezcan acuerdos e intercambios tecnológicos con las argentinas. Y este país es atractivo para las inversiones italianas, a diario recibo a pequeños y medianos empresarios interesados sobre todo en agroindustria y construcción.

Noticias: ¿Cómo se percibe la Argentina y la Presidenta desde la mirada de los italianos?

Merlo: Tenemos mano de obra calificada y, a nivel internacional, competitiva. Las pymes miran a la Argentina, la ven con estabilidad política, crecimiento económico sostenido y sin déficit fiscal. La imagen de Cristina crece día tras día en Europa. A los medios les costó entender que fuera la esposa del ex presidente, pero vieron que milita desde hace cuarenta años, que tiene una historia política y que ganó por mérito propio.

Noticias: ¿Cómo encaja lo de empresario inmobiliario, cuando todo lo conducía hacia la política?

Merlo: La empresa inmobiliaria es de mi familia, y estoy dedicado un 80% a la política. Mi mujer, italouruguaya, se ocupa de la casa y de nuestro hijo Valentino, es la cuerda de la familia... (ríe). La política es la única manera de cambiar las cosas. Es como la energía nuclear: se puede usar para la medicina o para hacer una bomba.

Share

CERCA NEL SITO

TRADUCI QUESTA PAGINA

 
Questo sito utilizza cookie di profilazione, eventualmente anche di terze parti. Questo sito o gli strumenti terzi da questo utilizzati si avvalgono di cookie necessari al funzionamento ed utili alle finalità illustrate nella cookie policy. Chiudendo questo banner, scorrendo questa pagina, cliccando su un link o proseguendo la navigazione in altra maniera, acconsenti all’uso dei cookie. Se vuoi saperne di più consulta la cookie policy.
x

Login Form