Share

Lamentó que no se haya modificado la ley electoral y aspiró a reflotar proyectos beneficiosos para residentes en el extranjero, sea cual sea el partido ganador.


El diputado del parlamento italiano Ricardo Merlo, en campaña para ocupar nuevamente una banca representando a Sudamérica, sostuvo que "muchos proyectos para residentes quedaron suspendidos por el forzado cambio de gobierno".
En enero último, el primer ministro italiano, Romano Prodi, debió presentar su renuncia al cargo, luego de que el Senado le diera la espalda en una votación clave. Finalizaron entonces 20 meses de gobierno de centroizquierda y el presidente Giorgio Napolitano disolvió el parlamento y convocó a elecciones anticipadas, que se celebrarán el mes venidero. "Lamentablemente, estamos de nuevo en campaña. Después de menos de dos años, Prodi tuvo un golpe institucional y con ello, cayeron los proyectos que nuestra agrupación tenía para italianos residentes en la Argentina y otros países de Sudamérica", dijo Merlo.
El legislador volverá a presentarse como candidato independiente progresista, por el Movimiento Associazioni Italiani al Estero, tal como lo hizo en abril de 2006, cuando accedió al parlamento.
"En Italia, si no se cambia la ley electoral, volverá a suceder lo mismo con el próximo premier. La forma de gobierno pone en riesgo la continuidad. No se puede tener mil diputados y 40 partidos políticos representados en el parlamento, que, en algunos casos, con el 1% de respaldo de la ciudadanía, condicionan un gobierno", destacó.
Más allá de su análisis de la situación del país europeo, Merlo aseveró que lo más importante es que pueda continuarse con los proyectos impulsados por él y su partido, como terminar con la discriminación que sufren mujeres nacidas luego de 1948, que no pueden tramitar la ciudadanía; la pensión social para los italianos de más 75 años residentes en el exterior que no hayan realizado aportes en Italia; la promoción de la lengua italiana, con becas, y el intercambio de universitarios entre Italia y la Argentina, por ejemplo.
"Con Prodi, pudimos avanzar en ellos; esperemos que, sea quién sea que gane ahora, refloten los mismos, porque son muchos los italianos que viven en Sudamérica", acotó.
Agregó que, cuando el principal opositor a Prodi y candidato a sucederlo en el poder, Silvio Berlusconi, estuvo en el gobierno, las relaciones con la Argentina no fueron fluidas.
"Esperemos que, si gana, dé a este país el lugar que tiene que tener en Italia, por la cantidad de personas de esa nacionalidad que viven aquí", agregó.
Y sostuvo que uno de los inconvenientes que posee la Península es la falta de cambio generacional entre sus gobernantes, a diferencia de lo que ocurre en España y Alemania
Merlo, a la hora de la votación, respaldó a Prodi, y aseveró que la independencia de su partido permite la libertad de elección y que la derecha de Berlusconi posee la ventaja entre los sondeos.
"Esperemos que Berlusconi se acuerde de los italianos que están en el exterior", concluyó.
Berlusconi representa a la derecha más extrema y fue quien rechazó la idea de modificar la ley electoral, prefiriendo un llamado a elecciones. Se perfila como el sucesor de Prodi, lo cual lo devolvería al poder que tuvo en la década pasada.
En las elecciones italianas, que se desarrollarán los días 13 y 14 de abril, 300 mil residentes en la Argentina están habilitados para votar. Lo harán por correo, con las boletas que comenzarán a llegar en estos días.


Share

CERCA NEL SITO

TRADUCI QUESTA PAGINA

 
Questo sito utilizza cookie di profilazione, eventualmente anche di terze parti. Questo sito o gli strumenti terzi da questo utilizzati si avvalgono di cookie necessari al funzionamento ed utili alle finalità illustrate nella cookie policy. Chiudendo questo banner, scorrendo questa pagina, cliccando su un link o proseguendo la navigazione in altra maniera, acconsenti all’uso dei cookie. Se vuoi saperne di più consulta la cookie policy.
x

Login Form